Playa y mesa

Él, una moto y yo!

“Son esos momentos sin estrés, en los que hacer pequeñas cosas nos hacen felices... El secreto de esta felicidad, está en el bienestar que nos produce cada instante y persona”.

Y la esencia de esta forma de vivir, es disfrutar de aquellos momentos en los que te sientes libre, relajado y cómodo, a esto los daneses le llaman, Hygge, y son estas sensaciones las que precisamente viví en mis días de descanso, después de un año intenso y diferente.

Sé que la felicidad necesariamente no se consigue saliendo de nuestra ciudad. No se consigue tomando un vuelo. No se consigue cambiando de país, entorno, pueblo, casa….

Somos (o al menos es lo que pienso y siento) felices cuando aprendemos a disfrutar, vivir y sentir momentos. Esos momentos que nos invaden de una manera absoluta. Nos invaden desde la plenitud, sintiendo cosquilleos, riendo o llorando viendo un paisaje, leyendo o simplemente, estando a solas con nosotros mismos.

Son esos momentos los que nos hacen sentir especiales, son esos momentos donde agradezco a la vida por estar viviéndolos.

Son esos momentos que no sabes, ni entiendes la manera de explicarlos.

Son esos momentos que no quieres que se vayan. Sólo quieres quedarte en ellos para vivirlos más y disfrutarlos de lleno.

Son esos momentos que no quieres que se aparten de tu vida, ni de tu recuerdo. Sientes miedo a perderlos, a dejarlos ir, a que se vayan con el ruido de la ciudad. A que se vayan con el ruido de tus pensamientos y de tus (mis) miedos.

………Son esos momentos que compartes con quienes quieres. Con quienes te hacen mejor persona por qué no decirlo!!! ……… Sí, porque atrás dejaste a aquell@s que te comían el alma, el espíritu y te hacían daño.

La felicidad, se siente y se disfruta. Se siente, sí... Se siente en el corazón, en el estómago y se ve en tu risa y en tus ojos.

Tus ojos hablarán…..hablarán de lo que sientes. Hablarán lo que estás viviendo. Hablarán de tus miedos, hablarán de tus inquietudes….simplemente hablarán de tu sentir.

Sentir la felicidad, es sentirla…no hay más.

Grace Salazar Leon en la playa

Y la sentí de una manera muy cercana, bonita, plena, cuando me subí a una scooter en mi paso por una isla, agradable, tranquila, salvaje y rústica. De gente amable, sonriente, trabajadora y agradecida. De gente que enama paz y muchos de ellos, alegría y felicidad. De gente acostumbradas a tener por hábitad, playas tranquilas y azules pero además, montañas verdes, llenas de palmeras y diversa vegetación.

Cuando pensaba en este momento de paseo con él y la scooter, me emocionaba…. El solo pensarlo, me producía alegría, satisfacción y felicidad. Imaginaba este momento, disfrutando de rincones verdes y de las bonitas playas de la isla de Kho Pha Ngan en Tailandia.

 

Grace Salazar Leon en la playa

  

La scooter llegó en un día de monzón, gris y de gran calor, pero sobre todo, apareció para hacernos vivir experiencias inolvidables. Se instauró y nos regaló uno de los momentos más intensos que hemos vivido durante este viaje y tiempo.

Lo que sucedió cuando me subí a la moto, es algo que lo llevo muy grabado, pero aún así me cuesta describirlo. Me sentía plena y dichosa de poder compartir ese momento con alguien que me ha cambiado la vida para bien. Me sentía eufórica porque no podía tener ni pedir más!!…..Nos esperaba crecer y disfrutar de la naturaleza, de los montes verdes, playas, gente y ciudad.

 

Grace Salazar y su novio

 

Solo recuerdo que me embargaba alegría, disfrute, diversión, expectativa de qué es lo que vería…. Pero lo que recuerdo también, es que comencé a reírme con todas mis fuerzas. Empecé a disfrutar la experiencia en presencia, sentía el aire, me sentía a mi, oía la ciudad, a las personas, al mar……a él.

Todo iba pasando tan rápido (la scooter marcaba 40 km/h)……… 

 

(Vídeo) 

 

Qué felices estábamos siendo bajo un calor sofocante y con el viento en la cara. Las lágrimas comenzaron a caerme….era dichosa porque la vida recompensa. Sí, recompensa!. Estaba viviendo este momento con mi compañero de camino, el cual hace mis días mucho mejores y porque estábamos concretando un sueño... pasear por una isla en una scooter!. Este paseo nos regaló playas solitarias, montañas, animales, gente y lo más divertido, lo hicimos cantando y en silencio……

 

 

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta
o bien no conversa con quien no
conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones
destrozados.
Muere lentamente
quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos…
¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ

Pablo Neruda

Gracias por dedicarme este momento y si quieres compartir experiencias de vida, me puedes dejar tu comentario aquí abajo!! Encantada de leerte estaré!!!

Grace

PD: Como siempre, te dejo este post en audio para que lo escuches en cualquier momento!!

 

Escucha este post en formato audio. Dale al Click!!!

Suscríbete al Blog de Grace Salazar

Si deseas seguir leyéndome, suscríbete gratis a mi blog. !Gracias!

Sígueme

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Blog de Grace Salazar - Coach para el Empleo y Orientación Laboral 2017 | Construido por MineT.es